Captura de pantalla 2017-10-09 a las 11.47.54

11 oct Cuenca aspira a convertirse en Capital Española de la Gastronomía 2018

Cuenca quiere ser la próxima Capital Española de la Gastronomía en 2018 y le sobran los motivos para lograrlo: su gastronomía tiene una personalidad y carácter indiscutibles y únicos. Se asienta en el pastoreo de ganado y en la caza con dos protagonistas destacados, el cordero y el cerdo, presentes en platos tan tradicionales como el Morteruelo (un paté grueso a base de perdiz codorniz, gallina, liebre, conejo y cerdo); el Ajoarriero (otra especie de paté hecho con patatas, bacalao, pan rallado y huevos cocidos) o los Zarajos (son las tripas más tiernas del cordero bien adobadas y luego tostadas en las ascuas). También completan el menú típico de Cuenca los chorizos, el jabalí, el venado, el conejo, la liebre, las truchas y, por supuesto, los quesos, que se pueden tomar frescos, curados, en aceite y fritos, que sirven como aperitivo o como delicioso postre se acompañan de uvas, mieles o membrillos. La sobremesa estrella conquense es el Alajú (una pasta de miel y almendras con pan rallado, cortada en redondo, y cubierta con dos obleas con la que se obtiene forma de torta).

En cuanto a las bebidas, los vinos manchegos destacan por su sabor, variedad y calidad y el licor típico de la zona es el resolí. Es una bebida elaborada con aguardiente de la sierra, café, esencia de naranja, azúcar y canela en rama y que está considerada digestiva, por lo que se sirve con los postres.

Con una gastronomía tan personal y deliciosa, Cuenca estará a la altura de la distinción a la que aspira. Suerte!

No hay commentaries

Publicar un comentario