Captura de pantalla 2017-03-10 a las 14.55.46

10 mar Cuenca: tu plan perfecto para esta Semana Santa

Cuenca habla de magia, rincones de belleza singular en los que perderse y encontrarse a uno mismo, paseos interminables a través de los cuales no dejar de sorprenderse y tradiciones históricas cuyos vecinos han tratado con mimo a lo largo de los años, sin permitir que se perdiesen. Desde Avexperience te hablamos una vez más de una ciudad Patrimonio de la Humanidad que no puedes dejar de visitar, y con la Semana Santa tan cerca no tienes excusa.

Empieza visitando su monumental catedral, cuya fachada neogótica es solo un aperitivo de lo que te vas a encontrar en su interior. El recorrido por sus naves te descubre una serie de capillas que tienen valor en sí mismas por su simbolismo, y en la propia sacristía se encuentra el tesoro catedralicio, de gran valor artístico. A tres minutos se encuentra el Museo de Arte Abstracto de la ciudad, con una nutrida colección de arte abstracto español y en pleno barrio de San Martín. Este barrio es muy popular por sus callejuelas y su ambiente, es el lugar perfecto para empaparte del espíritu de la ciudad y en donde probar alguna de las delicias gastronómicas de la provincia: el morteruelo, el ajo arriero o los zarajos. Una gastronomía condicionada por los paisajes y el clima de la zona, variadísima y rica.

El plato fuerte viene con las Casas Colgadas, de estilo gótico rural representan una de las principales atracciones turísticas de la ciudad y uno de los rincones con más encanto. Y no hay mejor forma de visitarlas que recorriendo previamente el puente de San Pablo, desde donde tendrás una vista perfecta de este símbolo de la ciudad de Cuenca. Si quieres seguir respirando la historia de esta localidad, da un paso atrás en el tiempo visitando lo que en la actualidad se conoce como el “Castillo”, compuesto por los pocos resquicios que quedan de la antigua muralla y el Arco Bezudo, la única puerta medieval que queda en pié. Además muy cerca están algunos de los miradores desde los que observar la silueta de Cuenca al atardecer.

Especial mención merece su Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional concretamente por su procesión de Las Turbas y la Procesión del Silencio, el atractivo de ambas asciende al mero interés religioso, pues constituyen ambas auténticos espectáculos dignos de presenciar. Las Turbas se trata de un tributo al Camino del Calvario, el camino que recorrió Cristo hacia la cruz. En el caso de la procesión del Silencio impresiona la admiración y el talante que muestran todos los presentes, respetando el silencio sepulcral que envuelve todo el acto.

Aprovéchate de las guías turísticas que ofrece la Oficina de Turismo de Cuenca para completar tu itinerario y no perderte ninguno de los atractivos de Cuenca. Están disponibles en versión digital:

http://turismo.cuenca.es/portal/lang__es/tabid__10477/default.aspx