Captura de pantalla 2018-02-13 a las 13.02.29

16 feb Palencia, la Bella Desconocida

Palencia es una ciudad acogedora y viva, ideal para una escapada de invierno, sobre todo si no te importa el frío y te gusta ver estampas propias de postales navideñas. Una ciudad que siempre logra sorprender a quien la visita y con un legado histórico, patrimonial y cultural que vale la pena conocer.

Una de su principales señas de identidad es su Catedral, llamada también la Bella Desconocida, una auténtica joya por la cantidad de obras de arte que alberga y una de las más grandes de España. Importantes son también, en el plano de construcciones religiosas, los Conventos de San Pablo, Santa Marina y de la Piedad y las iglesias de San Miguel, San Juan Bautista, San Francisco, las Claras o Nuestra señora de la Calle. Si seguimos hablando de edificios civiles bien merecen una visita la Diputación, el Mercado de Abastos, los puentes sobre el río Carrión y la Plaza Mayor.

Y, si te gusta el turismo cultural, Palencia cuenta con una variada oferta museística, como el Museo Arqueológico, situado en la Casa del Cordón, el Museo Catedralicio, el Museo Diocesano, el Centro de Interpretación de Victorio Macho, a los pies del Cristo del Otero, el Museo del Agua, en la Dársena del Canal y el existente en la Fundación Díaz-Caneja.

Otro de los puntos clave de la ciudad es su Calle Mayor, con sus típicos soportales y sus hermosos edificios (muchos de ellos diseñados por el arquitecto Jerónimo Arroyo), donde se concentra buena parte del comercio y de la vida social.

Por otra parte, Palencia es una de las ciudades con mayor proporción de zonas verdes respecto al número de habitantes, ideales para actividades deportivas y de aire libre o simplemente para pasear y desconectar. El Parque del Salón de Isabel II, Parque Isla Dos Aguas, El Sotillo, Huertas del Obispo, Los Jardinillos de la Estación, el Parque Ribera Sur, La Huerta Guadián o La Carcavilla…son algunas de las zonas naturales que te encantarán.

Más info: http://www.palenciaturismo.es