Captura de pantalla 2017-03-28 a las 13.23.18

29 mar Villanueva de Córdoba, un placer para los sentidos

La Semana Santa y sus vacaciones se acercan cada vez más y seguro estás buscando un lugar para desconectar de la rutina. Si lo que te apetece es disfrutar de la naturaleza en estado puro, de un patrimonio con solera, y de una gastronomía deliciosa, Villanueva de Córdoba es tu destino esta primavera.

Te recomendamos que comiences la visita por la Dehesa y su centro de interpretación. La riqueza ecológica de la Dehesa es impresionante y supone uno de los soportes más importantes para la actividad económica de esta villa cuyo máximo exponente son los cerdos ibéricos que pacen libres en estas inmensas extensiones de tierra y que dan unos jamones ibéricos de bellota que dejan sin palabras a quien los prueba. Hablando de exquisiteces “jarotas”, debes probar también el salmorejo jarote, el lechón frito y, en el capítulo de dulces, las rosquillas y los cagajones.

Otra de las experiencias que merece la pena en la Dehesa de Villanueva es contemplar, por la noche si el cielo está despejado, cómo brillan las estrellas. De hecho, la comarca de Los Pedroches en la que se encuentra esta villa es destino Startlight.

En lo que respecta a patrimonio, destacar una iglesia única en Andalucía, la Iglesia de San Miguel. Su imponente torre, de 35 metros, es su característica principal y motivo de orgullo para la ciudad. También merecen una visita el Ayuntamiento, del s. XVIII, construido en sus inicios como cárcel, el edificio de la Audiencia, del S.XVII, con una fachada de granito muy característica, y el Refugio Antiaéreo, construido durante la Guerra Civil.

Diferentes calles confluyen en la Plaza de España, en todas ellas se encuentran impresionantes casas señoriales, con fastuosas fachadas, esculpidas en granito. En la calle Real destaca el Convento de la Obreras del Corazón de Jesús, cuya capilla del Dulce nombre es una auténtica joya neobarroca de mediados del s. XX, y finalmente la Iglesia de San Sebastián, el edificio más antiguo de Villanueva de Córdoba, construido como ermita en 1585.

Elemento importante es la artesanía, destacando las “navajas jarotas”, algunas de las cuales empuñadas con artísticos mangos de cuerno, son verdaderas obras de arte. La piel también se trabaja en Villanueva de Córdoba, es aquí donde aún se puede encontrar al último curtidor artesanal de toda Andalucía. No podemos olvidar el trabajo de la madera, o la forja, cuyas obras pueden verse paseando por sus calles.

Más información: http://www.villanuevadecordoba.com/turismo

No hay commentaries

Publicar un comentario