Captura de pantalla 2017-09-28 a las 11.39.24

28 sep Zamora, la ciudad del románico

 

En la Zamora de hoy, los vestigios de su esplendor medieval conviven con la elegante arquitectura modernista de algunos edificios y con interesantes muestras de arquitectura contemporánea. Junto a la muralla, destaca la Catedral, un gran exponente muestra del arte románico, con su cimborrio cubierto de escamas. Cerca de ella se sitúa el Castillo de Zamora y sus jardines con un magnífico mirador al Duero. Muy recomendable es el Museo Catedralicio con una magnífica colección de tapices flamencos de los siglos XV al XVII.

Zamora es una ciudad llena de iglesias. Debes visitar la de Santa María Magdalena, la de San pedro, San Ildefonso, Santa María La Nueva, San Juan de Puerta Nueva, Santa Lucía y San Cipriano y el Convento del Tránsito.

Otros edificios históricos e importantes de la ciudad son el Palacio del Cordón, el Palacio de los Condes de Alba y Aliste, el Palacio de los Momos o el Hospital de la Encarnación.

En los alrededores, el Portillo de la Traición (o de la Lealtad, según se mire) o el palacio de Arias Gonzalo, conocido como casa del Cid, junto al arco del Obispo, y también edificios que son muestra de la nueva arquitectura como la sede del Consejo Consultivo de Castilla y León, en la misma plaza de la Catedral, también merecen la pena.

Seductora, Zamora invita a pasear plácidamente por sus calles, a asomarse al río o a acercarse a escucharlo, a mirar y a asombrarse con la historia y las leyendas de la ciudad del Romancero, a entrar en sus numerosos templos y a recogerse ante sus viejas piedras. Y, por supuesto, a saborear lo mejor de su gastronomía.

Más info: http://www.zamora-turismo.com